miércoles, 19 de septiembre de 2018

cuando el dinero no paga un buen servicio

Hace unos minutos llegue a mi casa, son las 10 y media y esperaba continuar con el código que estoy escribiendo durante esta semana. Es algo genial, me motiva mucho construir "cosas" que ayuden a otros y les facilite la vida (al menos de alguna manera). De los lenguajes de programación que he aprendido me gusta C. Saber que se creo pensando en unix fue lo primero que me motivo a concerlo y luego de investigar...Leer el libro "El Lenguaje de programación C" escrito por Kernighan y Ritchie es algo que suelo hacer constantemente, comiendo yogurt con cereal o mientras estoy descanzando y siempre que estoy en un proyecto en C. Aunque sinceramente, me entere que existian los Punteros mientras aprendia C++...Por otro lado a PHP (mi primer lenguaje) le tengo un cariño especial sobre todo por todas las cosas que puedo hacer y que no son consultas sql. Luego, Javascript y Python aparecierón en mi vida por una necesidad especifica, son amigos pero no tienen la motivación de C o el cariño de PHP. Esta noche iba a continuar con el código PHP pendiende, prendí mi laptop y revise mi correo de la universidad. Siempre he pensado que un grado academico dice poco de la persona, me interesa más los proyectos que realizó o que ha construido a nivel personal. Sin embargo, me fascina la idea de realizar una maestria en Ciencias de la Computación y conocer a personas que comparten lo mismo que yo. Si tu vas a la universidad, pienso que hay cuatro motivos por los cuales debes de enfocarte. Los tres primeros están en el mismo nivel y el cuarto esta un nivel abajo: Amigos, profesores y otras personas, siempre importante a un futuro ya que buscaremos socios, empleados o "contactos". Luego están los recursos virtuales o físicos como la biblioteca, catálogos en linea y esas cosas que son tan geniales que entras todos los dias a buscar y leer. Y por último, en este nivel es el aprendizaje: experiencias y conocimientos que encontramos y están cuando preguntamos a los profesores o a nuestro decano, aunque también en una típica clase(pocas veces me sucedió). En el nivel inferior esta al grado académico que obtenemos.
Si vas pensando en el nivel inferior, sinceramente, pienso que la tendrás difícil al terminar la universidad y ver que en este mundo muchos tienen un grado académico como el tuyo.
Ya que me motiva estudiar una maestría, realice el tramite documentario para obtener mi grado de bachiller (luego de más de 3 años de terminar la universidad). 14 de Mayo realice el pago solicitado e ingrese mi foto personal para generar mi diploma. Recibí un correo indicándome que se valido mi foto y que todo esta correcto, sólo debo de esperar un correo en Agosto para recogerlo (son 3 meses para obtener mi grado) y utilizarlo para aplicar a una maestria. Ya pasaron 4 meses del día que empece el tramite y al hacer mi consulta sobre el hecho de porque no me han escrito para recibir mi grado me respondieron diciéndome (por medio de su "plataforma" de consultas) que no he adjuntado una foto válida.
Es posible que el código que valida la conformidad de la foto este mal? Yo recuerdo que mi foto cumplia con todas las condiciones y me parecio obvio recibir un correo donde me decian que la foto es válida.
Será que la persona que me respondio hoy se confundio?
Será que el dinero no paga un buen servicio?
Pienso que las universidad y todo centro de estudios deben de preocuparse más en las opiniones que tienen sus ex alumnos que en tener más postulantes o alumnos nuevos.
Es una pena, es media noche y no escribí ninguna linea de código en PHP por todo esto. Me voy a dormir.

viernes, 10 de agosto de 2018

El porque Capacitadero

Cuando Capacitadero empezó, no se llamaba Capacitadero. Sólo era yo y un grupo de jóvenes con ganas de aprender sobre algo llamado HTML que les ayudaría a crear sitios webs.
La mayoría de ellos no tenia trabajo y un par tenia un trabajo "estable".  En esa ocasión recuerdo la Casa de la Literatura como el lugar donde realizamos nuestras primeras clases. Sólo teníamos un par de laptops y nosotros eramos como 5. A veces 4 o 3. En esos meses, por cosas de la vida, todos tenían discapacidad auditiva.
Alguno de ellos había estudiado un curso de computación y la mayoría no tenia una profesión. Fue mi primera experiencia enseñando a personas que no escuchaban lo que decía.
Ellos me leían los labios para entender, otras ocasiones nos comunicábamos por medio de una hoja de papel donde escribía alguna indicación, no teníamos una pizarra y menos un proyector.
La ausencia de sonido no fue una barrera(usualmente es lo primero que me preguntan cuando comparto sobre los inicios de Capacitadero). Ellos me decían que siempre quisieron  ingresar a un curso de computación pero no podían por falta de dinero suficiente y si se matriculaban, tenían el miedo de no poder avanzar al igual que sus compañeros de clase. En Internet no encontraron una solución óptima ya que los textos no son como los videos(sobre todo si aprendemos código o lenguajes de programación) y los videos no tienen un interprete de señas.
Existía un vacío. La ausencia de una educación para todos.
Recuerdo mis clases en primaria, cuando me enseñaron el famoso plano cartesiano: un par de rectas perpendiculares con ejes x e y. Lo recuerdo muy bien porque fue la primera vez que almacene el infinito en una hoja cuadriculada. La educación es como un plano cartesiano de ejes positivos con  rectas que forman noventa grados. En la parte vertical (eje y) están las organizaciones privadas o públicas, que enseñan a niños, jóvenes y adultos sobre matemática, ciencias naturales, computación, trigonometría, macro-economía, derecho penal y todo esos cursos básicos que las personas con discapacidad pueden acceder. Por otro lado, en la horizontal (eje x) están las organizaciones que brindan servicios educativos especializados como maestrias, doctorados, tecnología avanzada, lenguajes de programación, robótica, ciencia y muchas más. En este contexto, desde el origen en diagonal hasta extremo superior aparece Capacitadero.
Capacitadero intenta y digo intenta porque es un camino que recién empieza, cubrir ese vació.
El tiempo cambio: ya no vivimos en un mundo donde las mujeres no pueden votar,  donde la educación era sólo para los ricos de la ciudad o sólo enseñada por monjes.
Sin embargo, aún existen muchas cosas por construir en nuestra sociedad.
Las calles de mi ciudad no se construyeron con visión a futuro, parece. Casas muy juntas a la vía de los autos, pocos parques, veredas angostas y una población que esta creciendo cada día...
Así, Capacitadero debe de construirse pensando en el futuro, para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos. Paso a paso, no hay que apurarse, ya que el infinito nunca termina, aunque podamos dibujarlo en una hoja cuadriculada.

sábado, 7 de abril de 2018

Una Oportunidad

/* Leyendo nuevamente el texto que acabo de escribir pienso que todo esta bien hecho en nuestra vida: A veces suceden o no suceden acontecimientos que uno espera, sin embargo al final del camino hay una luz. Y si no hay luz todavía, hay que ser luz para otros...
*/

Hace varios meses que quiero escribir este texto. Esperaba el momento ideal? No lo sé. Simplemente ya era hora de escribirlo.

Tengo un principio básico que lo aprendí en estos últimos años: Todos merecemos una oportunidad. Y cómo lo aprendí? Eso es cantar de otra canción.

De las cosas peores de la vida, no dar una oportunidad es de aquellas.

Leía hace varios días el texto de un cronista español donde narró el encuentro del Inca y los españoles. No recuerdo haber leído que los españoles dieran una oportunidad al Inca para explicar por que lanzo la biblia al recibirla.
Aunque hoy es obvio para nosotros: un objeto que no genera sonido o de aspecto interesante para un hombre de esos años poco valor tendría...

Pienso que todos merecemos una oportunidad. Si empezamos un nuevo trabajo y fallamos, merecemos una última oportunidad. Si tenemos un examen y desaprobamos, también merecemos una nueva oportunidad. Si fallamos a alguien también debería de darnos una oportunidad.  

Los más duro es cuando no nos dan esa oportunidad.

Es por esta necesidad de oportunidad que nace Capacitadero.

Capacitadero es un pequeño proyecto que empezó en diciembre del 2017 donde empece a enseñar a personas con discapacidad (en esa ocasión todas eran sordas) código HTML.

Las clases fueron en La Casa de la Literatura , al costado del palacio de gobierno del Perú y en uno de los sótanos del centro de innovación de la Pucp.

Buscábamos un lugar fijo y en esas oportunidades que da la vida, hoy tenenos el apoyo del Centro de Innovación de la Municipalidad de Miraflores.

La finalidad de Capacitadero es brindar conocimiento sobre tecnología a personas con discapacidad haciendo un programa gratuito que los ayude a encontrar un mejor empleo o emprender un negocio.