martes, 23 de agosto de 2016

el porque debes rodearte de visionarios

El ser humano, por su naturaleza,no es un individuo solitario. Desde los primeros años de su existencia hemos pertenecido a grupos, tribus o familias en donde hemos crecido. Hoy es igual: tenemos familia, un grupo de amigos para salir a fiestas, un grupo de amigos para conversar temas personales, amigos del trabajo, amigos del colegio que ya no vemos... así "segmentamos" a los que estan a nuestro alrededor.Esta división de grupos que hacemos genera una dinámica de movimiento en donde nosotros somos, en términos de física, el móvil.

Nadie escoge la familia donde nace, sin embargo, sí quienes son sus amigos y a quienes le dedica más tiempo. Te has puesto a pensar quienes pertenecen a tus "tribus"? Es fácil, revisa tus redes sociales virtuales y mira las fotos, quienes comentan tus publicaciones o te regalan un "me gusta". Son varios, no?

Si empezamos a pensar en ellos, vemos que este conjunto de personas pertenecen a grupos donde sus integrantes tienen características similares. Quiero centrarme en sus pensamientos, ideas o creencias (doy por hecho que las características sociales o económicas y otras más no son relevantes para este texto.)

Por ejemplo, es probable que la mayoría de tus amigos del trabajo estén acostumbrados a llegar 9:00 am y salir 6:00 pm de lunes a viernes. Y para ellos, esto es lo correcto y es la vida que les gusta. Tus amigos de reuniones o fiestas, ven en estas actividades un motivo para relajarse, compartir y divertirse. Quienes te escuchan y conocen tus problemas son amigos que se preocupan por ti, te aconsejan y que difícilmente les dirás para ir a una fiesta porque son aburridos o no les gusta salir.

Todos ellos mantienen contigo el "status quo".

No te sacan de la rutina interna de grupo, de la comodidad y estabilidad. No aumentan la velocidad de tu dinámica personal (mencionada lineas arriba) y, probablemente, no te permitan lograr algo que muchas personas quieren hacer pero pocas se atreven o lo intentan: cambiar el mundo.

Cuando pensamos en visionarios a lo largo de la historia universal, todos, absolutamente todos, son personajes destacados a nivel mundial, en su sector profesional, religioso, familiar, etc. De alguna manera, sucede que las propias "tribus" reconocen a estos personajes.

No esperes salir a una fiesta con ellos.

No esperes ir al cine o a comer.

No esperes verlos dentro de una oficina recibiendo ordenes del jefe.

No esperes tenerlos en alguna red social virtual publicando cosas todos los días.

No esperes que compartan tu comodidad.

No esperes encontrarlos en tus tribus.

Sólo si quieres cambiar el mundo, búscalos.