lunes, 29 de agosto de 2016

no debería estar escribiendo este texto

Hoy 29 de agosto, donde 2 + 9 son 11 y 1 + 1 es 2 son las 11:12 am y debería estar programando. Estoy buscando determinar las horas del día donde siento al 100% las ganas de escribir código y estoy descubriendo que son dos o tres horas en las mañanas, un par en las tardes y cuatro o cinco horas durante la noche. En suma: diez horas al día. De las veinticuatro horas, ocho estoy durmiendo entonces veinticuatro menos dieciocho resultan Seis horas. De las Seis horas, dos estoy comiendo y nada más. Quedan cuatro horas. De las cuatro horas,media hora estoy haciendo algo que tengo que hacer todos los días entonces, aún tengo tres horas y media. Voy a considerar media hora el hecho de levantarme de la silla para traer una fruto, subir al baño, abrir la puerta, cambiar de música, etc. Entonces tengo tres horas. Aún restan tres horas, de las cuales a veces son los eventos por las tardes/noche,escribir en este blog o simplemente pensar en alguna solución a un algoritmo que estoy buscando resolver. Y bueno, leer por la web en foros y blogs temas vinculados a tecnología y lenguajes de programación. De libros, estoy leyendo uno pero sólo cuando estoy en el bus. No deberia estar escribiendo este texto, deberia estar programando. Es Lunes y hay algo que tiene que hacer un programador siempre: Descubrir cuando son las horas donde su mente es como una esponja nueva: absorbe todo el conocimientos posible para expulsarlos(aplicarlos) a favor de su objetivo.

(Este texto representa esos minutos donde te empieza a fastidiar los ojos por las horas en la computadora)

martes, 23 de agosto de 2016

el porque debes rodearte de visionarios

El ser humano, por su naturaleza,no es un individuo solitario. Desde los primeros años de su existencia hemos pertenecido a grupos, tribus o familias en donde hemos crecido. Hoy es igual: tenemos familia, un grupo de amigos para salir a fiestas, un grupo de amigos para conversar temas personales, amigos del trabajo, amigos del colegio que ya no vemos... así "segmentamos" a los que estan a nuestro alrededor.Esta división de grupos que hacemos genera una dinámica de movimiento en donde nosotros somos, en términos de física, el móvil.

Nadie escoge la familia donde nace, sin embargo, sí quienes son sus amigos y a quienes le dedica más tiempo. Te has puesto a pensar quienes pertenecen a tus "tribus"? Es fácil, revisa tus redes sociales virtuales y mira las fotos, quienes comentan tus publicaciones o te regalan un "me gusta". Son varios, no?

Si empezamos a pensar en ellos, vemos que este conjunto de personas pertenecen a grupos donde sus integrantes tienen características similares. Quiero centrarme en sus pensamientos, ideas o creencias (doy por hecho que las características sociales o económicas y otras más no son relevantes para este texto.)

Por ejemplo, es probable que la mayoría de tus amigos del trabajo estén acostumbrados a llegar 9:00 am y salir 6:00 pm de lunes a viernes. Y para ellos, esto es lo correcto y es la vida que les gusta. Tus amigos de reuniones o fiestas, ven en estas actividades un motivo para relajarse, compartir y divertirse. Quienes te escuchan y conocen tus problemas son amigos que se preocupan por ti, te aconsejan y que difícilmente les dirás para ir a una fiesta porque son aburridos o no les gusta salir.

Todos ellos mantienen contigo el "status quo".

No te sacan de la rutina interna de grupo, de la comodidad y estabilidad. No aumentan la velocidad de tu dinámica personal (mencionada lineas arriba) y, probablemente, no te permitan lograr algo que muchas personas quieren hacer pero pocas se atreven o lo intentan: cambiar el mundo.

Cuando pensamos en visionarios a lo largo de la historia universal, todos, absolutamente todos, son personajes destacados a nivel mundial, en su sector profesional, religioso, familiar, etc. De alguna manera, sucede que las propias "tribus" reconocen a estos personajes.

No esperes salir a una fiesta con ellos.

No esperes ir al cine o a comer.

No esperes verlos dentro de una oficina recibiendo ordenes del jefe.

No esperes tenerlos en alguna red social virtual publicando cosas todos los días.

No esperes que compartan tu comodidad.

No esperes encontrarlos en tus tribus.

Sólo si quieres cambiar el mundo, búscalos.

viernes, 19 de agosto de 2016

Es mejor ser bueno.

Muchas veces he oído decir a las personas: "hay que ser bueno en la vida". Bueno?...Es obvio que ser bueno significa no ser malo. Entonces, que es ser malo? Cometer delitos es ser malo, dañar a otros es ser malo, engañar es ser malo, robar es ser mala persona... Sin embargo, no todos consideramos una misma acción como mala o negativa: una "mentira piadosa" para algunas personas es buena y necesaria, a veces. Aquí queda claro que la definición de bueno o malo es relativa.

Por ejemplo, imagina: un nuevo trabajador llega a la oficina donde trabajas, conoce a los compañeros de oficio y empieza su jornada laboral. Muy emocionado de formar parte de su nuevo equipo quiere aprender todo lo que pueda y hacer amigos. Pasan los días y es quien llega siempre temprano, respeta sus horarios de descanso y siempre trata a todos con respeto. Algunos de ustedes dirán:"es que escobita nueva barre bien", otros:"es medio raro" o "muy responsable este chico, ojala que le dure"...Cosas así pasan en los trabajos y sobre todo en el mundo corporativo.

Pensar así, no significa que seamos personas malas. O sí? Ahora imagina que trabajas en una agencia de publicidad, tu horario es hasta las 6pm. Llega el viernes, 5:45pm y su jefe le pide al equipo que se quede para una reunión urgente sobre la campaña actual de la empresa X. En tu mente tienes dos posibilidades: ¿me quedo o me voy? Si te quedas:"gracias chicos son unos capos","gracias chicos son responsables", "gracias chicos somos un equipo" o "gracias por su compromiso" y si te vas:"veo poco compromiso en ti", "que paso? porque te fuiste, todos se quedaron", "deberías de priorizar tu trabajo"... Te pregunto: Te quedas o te vas?
Seguro me responderás: "depende,..." o "Me quedo! siempre estoy comprometido en mis actividades laborales". Nos quedamos si el jefe nos dice que nos quedemos? Si vamos a la reunión somos buenos, si no vamos somos malos... Y regreso al concepto inicial: la definición de bueno o malo es relativa. No tengo nada en contra de mundo corporativo/empresarial, de oficinas en edificios, comités, reuniones de integración, fulldays ( algunas utilizan este concepto en referencia al día donde toda el área se va de paseo, al campo, etc.) o de almuerzos con el jefe, secretarias, asistentes, analistas...Sin embargo, las reuniones de 5:30pm son muy comunes.

En mi otra vida ( cuando vivía del mundo corporativo), no recuerdo alguien que haya trabajado conmigo y siempre estuviera ayudando a otros. Siempre todos tenían sus propias responsabilidades, metas, se juntaban para almorzar, dar una vuelta, reuniones con el jefe,etc. Ahora me pregunto: una startup puede funcionar así? Una vez leí, en un libro, que el ser humano es más feliz cuando ayuda a otros, creo que aquí esta la clave para las startups. Es vital para los fundadores tener esto como principio. Ayudarnos entre todos: los programadores con los de marketing, el de diseño con la chica de relaciones públicas... Si ayudas a una persona que recién conoces en contactarle con un amigo tuyo para su negocio, si enseñas a una chica de publicidad hacer páginas web, si recomiendas libros a un joven que quiere crear una startup...te vas a sentir mejor.

Muchas veces nos cerramos, me incluyo, aunque ya estoy aprendiendo que ayudando a otros se puede llegar a ser bueno en menos tiempo. Y, evidentemente, no me refiero a ser buen programador, ser buen ingeniero, buen arquitecto o comunicador sino ser buena persona. "Buena persona", algo dificil de encontrar ya que, las startups tienen que estar integradas sólo por buenas personas.