sábado, 26 de diciembre de 2015

Política 2.0

Estos días mi salud no fue la mejor. Sin embargo, la disposición de estar en cama y en descanso me ayudo a informarme sobre noticias locales de las que solo doy un vistazo por Internet.

Canales de noticias, periódicos y demás medios de comunicación tradicional están ya en la víspera de las Elecciones 2016 para elegir a los congresistas (parlamentarios) y presidente (o presidenta) del país.

Las entrevistas polémicas, los comentarios de doble sentido y demás son el pan de cada día.

Además, las redes sociales son ya un medio de comunicación importante para los aspirantes a cargos políticos en latinoamérica y el mundo.

Personalmente, comparto la opinión de varios periodistas, escritores y analistas al definir que la "Era política 2.0" se confirmo el año 2008 con la campaña presidencial del actual presidente estadounidense, Barack Obama.

Hoy, es la mejor expresión de uso de redes sociales en el ámbito político.

También es importante resaltar que la propuesta política, los valores del aspirante y su vida personal son la base para construir un exitoso perfil online.

La campaña presidencial de Barack Obama ha sido analizada y comentada por múltiples profesionales, buscando en Internet podremos encontrar opiniones positivas, detalles de la estrategia y libros referidos al mismo. Sin duda, el desempeño del equipo responsable fue exitoso.

Entre los miembros del equipo estaban Rahaf Harfoush y Chris Hughes. Sus funciones fueron vitales para la campaña online del actual presidente norteamericano. Rahaf vivía en Toronto(Canadá) cuando Chris la invito a participar del diseño de la campaña. Ella es una antropóloga orientada al mundo digital que fundo Red Thread inc, una organización que apoya a las empresas a transformar las tendencias digitales en estrategias digitales. Chris Hughes estudio historia y literatura y fue co-fundador de Facebook antes de formar parte equipo online de Obama.

A pesar de lo mencionado lineas arriba, en latinoamérica parece que la política 2.0 aún no llega. Pienso que falta desarrollar sus dos aspectos: online y offline.

-Online: Es decir construir el perfil del aspirante de forma coherente con la realidad ya que la velocidad de propagación en Internet es mucho mayor y una "pequeña mentira" puede dañar la "marca". Uso la palabra "marca" como un concepto superior de "imagen" ya que la primera es un sello que identifica a una o varias personas. El hecho de construir un perfil contiene mucha más información que NO es: Hacer comentarios negativos de la competencia, publicar conflictos, etiquetar a los "rivales políticos", compartir publicaciones de terceros que dañan la imagen de otro o crear paginas en redes sociales para desacreditar a organizaciones, si vas a usar la red virtual para estos fines, es mejor no tener un perfil allí. Como ultima mención: la barrera de comunicación entre aspirante a cargo político y ciudadano ya no existe.
-Offline: Aquí pienso que el contexto es más complejo por su dificultad. Si se quiere que las herramientas de la política 2.0 puedan funcionar, el aspirante a cargo político tiene que llevar una vida honesta y sin aspectos destructivos. Muy aparte de propuestas políticas en favor del ciudadano y pensar en democracia, es necesario construir una red social (offline, evidentemente) sólida que ayude a la comunicación por todo el país.

Hace unas semanas termine de leer un libro titulado: Conectados ( Connected, titulo original en ingles), escrito por Christakis y Fowler, en donde hay un capitulo dedicado a las redes sociales y la política. Sin duda, es de "lectura necesaria" que espero comentarla en una futura publicación. Otro libro interesante es el escrito por la misma Rahaf Harfoush luego de su experiencia en la campaña Obama: Yes We Did.

En el mundo la política 1.0 ya llegó a su fin. Depende de nosotros aprovechar las herramientas que brinda la 2.0 en beneficio de todos.